fbpx
Seleccionar página

T

TRAJES DE NOVIA DE ALTA COSTURA.
EL MOULAGE

Qué significa moulage.

Qué manía tenemos de adoptar extranjerismos produciendo extrañeza, en vez de usar palabras que ya tenemos en nuestra lengua.
Moulage es un término de origen francés y significa hacer un molde del cuerpo de una persona o parte de ella. Se viene utilizando para referirse al “drapeado” de nuestro castellano en entornos de centros de formación de moda y no es para nada novedoso.

Como bien lo define Maribel Bandrés en su diccionario “ El vestido y la moda” (1998), el drapeado es:

        • Sujetar un tejido con pliegues o arrugado sobre otra tela.
        • También es la forma en que un tejido, en cualquier dirección, hilo o bies, queda colocado sobre una figura.

Cómo se aplica el moulage a los trajes de novia de Alta Costura.

El drapeado por tanto, se contempla en 2 facetas diferentes como acabo de apuntar:

En el primer caso en que el drapeado se fija sobre otra superficie, esta, invisible, reproduce como un guante la anatómica del talle femenino (hasta un largo aproximadamente de los cuádriceps como máximo).
Cabe distinguir entre el plisado industrial con aspecto uniforme (más habitual), y el plisado a mano, irregular en su aspecto, más laborioso pero también de mayor riqueza estética bajo mi punto de vista. Ambos son auténticos trabajos de artesanía de Alta Costura.

En el segundo de los casos, explorar cómo puede posicionarse un tejido sobre un cuerpo o maniquí abre las puertas a un mundo de infinitas posibilidades creativas. Tiene cierto parecido con el arte de esculpir, facultad para la que no es imprescindible poseer unos conocimientos específicos. Al contrario, abstraerse de los condicionantes de lo conocido y tratar ver de otra manera es el primer paso del proceso.

Una vez lograda la forma determinada totalmente original, a la que no hubiéramos llegado por los procedimientos clásicos del patronaje plano y sí gracias al aprovechamiento de la maleabilidad del tejido en sus 360 grados de diferentes direcciones, es la hora de dar un sentido geométrico al retal imperfecto desprendido del maniquí.
¿Para qué?
Para convertir la interpretación plástica en objeto útil.

Comprender la creación desde el punto de vista del dominio del patrón y del conocimiento del comportamiento de cada tejido cuando es manipulado en el proceso de construcción, permite reproducirla de un modo profesional e impecable, y ofrece la posibilidad de variar su naturaleza diversificando así las posibilidades creativas.

Hay quienes afirman que ya no es posible innovar y hacer diseño de verdad.
Yo lo veo de otro modo, desde mi experiencia. Innovar es caro. No sale a cuenta para el negocio de la moda por volumen de unidades y en casos especiales en el mundo de la exclusividad.

Mme Grès 1934 – Exposición Musée Bourdelle Paris 2011