fbpx

por | Ago 31, 2018 | Alta Costura, Vestidos de novia

C

Cómo hice Fedra Alta Costura

A veces me pregunto cómo he sido capaz de meterme en semejante lio. Lo hago, como en este caso, cuando no me resulta fácil sacar a flote un diseño nuevo en el que estoy trabajando, y no tengo claro cómo lo acabaré haciendo. Que es muchas veces. Eso sí, tengo la seguridad, en todo momento, de que será un éxito el resultado.

El telón de fondo es este entusiasmo que me mueve hasta hacer realidad una pieza bella.

La  ilusión me empuja a ponerme en marcha, a experimentar en busca de un ideal que ya existe en mi mente y que tengo que encontrar la forma de realizar.

INNOVACIÓN EN EL DISEÑO

En esta ocasión quería trabajar un patrón de capa que no suelo usar y me resulta antipático por la razón de que no es favorecedor para la mayor parte de las mujeres. Infla caderas donde no las hay y donde las hay afea más bien.
Y es una lástima no aprovechar el importante recorrido de sus 6 ó 7 metros de vuelo en el bajo.

Resolví este “pero antipático” de la capa incluyendo en su trazado pliegues que al cerrarlos a 24 centímetros de la cintura dibujaran la sugerente línea que recorre desde la cintura hasta la cadera, y reduciendo nuevamente 6 centímetros más en busca del muslo.

Será imprescindible ser precisa en su construcción para cerrarlos todos por igual y cortar la prenda después con un tejido que facilite, a ser posible, la manipulación de su confección, dado que se trata de un volumen considerable, y que, por otra parte, estéticamente resulte lo suficientemente bello para que esté a la altura del esfuerzo.

El cuerpo del vestido, que es de corte clásico acompaña el trazado de la falda dando continuidad a cada pliegue con una costura, perfilando con detalle la figura femenina. Tantas tablas como tiene la falda tiene de piezas de costadillo el cuerpo, que son 12.

Cuantas más lineas dibujan el talle, en este caso, mejor puedo hacer que siente. Cada costura es una oportunidad para definir el busto de la mujer; en el delantero, la hendidura que precede el alto del pecho, la curva convexa que sigue, el contorno del torax bajo el pecho hasta llegar a  la cintura, y en la espalda el sutil arco que se adivina desde la base del cuello y escápula hasta la zona lumbar.

En busca de una línea tradicional, proyecto un hombro recto, limpio. Sigue una estudiada sisa que albergue el brazo y su libre gesto de modo natural.  De la precisión del trazado dependerá la perfección y armonía de su correspondiente manga.

Me atrae poderosamente la belleza desnuda de lo necesario.

Y una vez delimitada la situación y recorrido de la sisa en el cuerpo de mi patrón de Alta Costura, determino su manga sastre.
La peculiar forma y recorrido de su abiesada copa, sus 2 costuras reproduciendo la semiflexión del brazo pendiente y su contorno suficiente redundarán en confort y belleza.

Un pronunciado escote en “V” en el delantero sobrepasando el alto del pecho culmina el diseño del femenino y minimal cuerpo.

CALIDAD EN LA CONSTRUCCIÓN

Después de algunas pruebas parciales del vestido para dar por bueno el patrón, elijo una materia con la que poder construirlo por primera vez y probarlo.

 Será una baguilla de lana de una tradicional  del textil pañero catalan, Artextil, y el resultado es de un excepcional atractivo.

Ahora es momento de pensar en un tejido de Alta Costura que permita el manejo de sus 7 metros de volumen total y haga brillar a una impresionante novia.

Adoro la organza triple de seda por su especial belleza, pero tendría que ser un angel quien cosiera para no malograr su frágil acabado satinado.

La opción definitiva es la rafia del gazar de seda; pariente cercano de la triple organza pero más sufrida a la hora de confeccionar una pieza de Alta Costura.

A llegado la hora de entregarse a la artesanía más genuina.

“Sin la artesanía, la inspiración es una mera caña sacudida por el viento”
(Johannes Brahms)