fbpx
Seleccionar página

E

EL CORSÉ DE UN VESTIDO DE NOVIA DE DISEÑADOR

El corsé es una prenda interior, eminentemente femenina que comprime y moldea el cuerpo. Su patrón no cubre el pecho y se superpone a una camisa que hace de sostén.
El término corsé tiene su origen en la expresión “cors”, que es el diminutivo de “cuerpo” en francés antiguo.

Así llegó el corsé a nuestros días.

El origen del corsé se remonta a la Antigüedad cretense del 1.600 a.J.C.
Lo encontramos en el s. XVI , época en que estaba de  moda ir ajustado. Las mujeres utilizaron varillas del madera, metal o barba de ballena (de ahí su nombre conocido de ballena, en la actualidad), pasadas por jaretas que se  incorporaban al cuerpo del vestido. También empleaban un armazón construido  con varias hojas de tejido unidas entre sí y a su vez al forro, que recibió nombre de corselete.
Un siglo después, el corsé evoluciona su confort. Se acortan y estrechan las ballenas,  se abre por la espalda con cierre de cordones y se incorpora el encaje o los bordados en su delantero.
A las puertas del s XIX, tras el paréntesis de la moda Directorio, que había devuelto la línea natural al cuerpo con su característico talle alto y abandonado por completo la rigidez, las mujeres vuelven a usar el corsé.

 

Corsetería bajo los vestidos de novia de Alta Costura de CRISTINA SAURA.

De izquierda a derecha: corsé s. XVI y corselete.

Pero ¿cuál ha sido la razón de que esta prenda perdure?

 

La razón sin duda es su atractivo que radica en la facultad de ceñido acentuando la cintura mientras se libera el pecho y la cadera. Con ello se logra subrayar la figura femenina.
Así, se ha mantenido como pieza imprescindible de las grandes ocasiones; en infinidad de trajes gala, vestuarios regionales y vestidos de novia.
Ha sobrevivido como prenda interior e independiente bajo el traje, como fornitura incorporada al mismo vestido o elaborado con vistosos jacquards y brocados. Siempre a fin de perfilar la cintura de la mujer, ennobleciendo el look total.

Mi aportación: el corsé de un vestido de novia de diseñador.

 

Démosle una vuelta al diseño de este corsé que dibuja perfectamente la cintura pero no cubre el pecho. Sumemos una razón más a su atractivo recogiendo, sosteniendo y albergando con naturalidad el pecho.

-“Pero ¿cómo?, ¿de dónde partir?, ¿hay referencias al menos?”,  fueron mis interrogantes cuando esbozaba los primeros diseños de novia para los que consideraba imprescindible una base.
La  respuesta  fue la desaparecida corsetería francesa, que había desarrollado modelos de sostén (en encaje), que me servirían al menos de punto de partida en cuanto al objetivo : recoger y sostener el pecho.
Llamativo ¿no?, que en pleno s XXI los pechos de la mujer continuen siendo los grandes olvidados y paradójicamente instrumento con semejante simbología sexual .

Vió la luz allá por el invierno de 2011 después de no sé cuántos ni me quiero acordar ensayos error.
A parte del guau de mis clientas cuando lo pruebo, al que ya me he acostumbrado, recientemente he podido escuchar a un reconocido estilista refiriéndose a él tal cual:
-“ Es como un Dior pero en auténtico”.
Francamente aún estoy por reaccionar, pero supongo que debo alegrarme.

 

Corsetería bajo los vestidos de novia de Alta Costura de CRISTINA SAURA.

De izquierda a derecha: corsé CRISTINA SAURA junto a corsé DIOR