fbpx

por Jun 28, 2017Alta Costura

P

PORQUÉ USAMOS LA PALABRA ALTA COSTURA

“Tiempos hubo en que los vestidos eran como monumentos, hechos de ricas telas traídas de tierras lejanas. Se confeccionaban de uno en uno, como las casas, que los arquitectos construyen despacio y con cuidado infinito. No se hacían meramente para regalarse la vista, sino para que siguieran en buen uso cuando la generación que los concibió bubiera desaparecido”
Marcel Vertès. (1895-1961) Diseñador de vestuario e ilustrador frances.

DEFINICIÓN DE ALTA COSTURA

Etimológicamente la palabra costura deriva del latín consutura, que significa arte de coser.
Alta Costura como expresión está traducida del francés haute couture, que significa diseño de moda de alta calidad y  de confección artesana.

Para la creación de los modelos, el “couturier” (couturière, en femenino) o diseñador, se vale de  una, o varias, “toile” o “prototipo” confeccionada con un tejido de bajo peso, de hilo, algodón o incluso acetato, con el fin de poder obtener una primera  previsualización de lineas. Una vez probada y aplicadas las pertinentes rectificaciones de linea al patrón, se confecciona el traje con el tejido para el que fué diseñado el modelo, incorporando ahora los acabados de artesanía que confieren a la pieza su extraordinario y característico aspecto de calidad.
La alta costura es, pues, laboriosa y costosa.

El Syndicat de la Couture Parisienne, (ahora Chambre Syndicale de la Haute Couture), fue una asociación de diseñadores de moda, fundada en París en 1868, para impedir la copia de modelos.

Entre finales de los cincuenta y principios de los sesenta muchas casas de alta costura cierran, y se centran en la creación de artículos para su producción en serie, conocidas como prendas prêt-à-porter, considerablemente más asequibles económicamente. Otras firmas han concedido licencias que dan su nombre a cosméticos, perfumes, joyas, accesorios y moda en general.

APUNTES DE HISTORIA SOBRE ALTA COSTURA

Quiero resaltar algunos momentos de nuestra historia más reciente, que bajo mi punto de vista, determinarán el surgimiento de la alta costura y su posterior evolución:

  • EL OFICIO DE SASTRE
    Con el inicio de la Edad Moderna, en el Renacimiento del siglo XVI, es cuando el oficio del sastre adquiere un papel social notorio. Debía de tener una cualificación elevada dada la complejidad que se le reconoció al traje a medida.
    De hecho así lo refleja la obra del pintor italiano Giovani Batista Moroni, fechada en 1570, llamada “El Sastre”, donde aparece un sastre, (valga la redundancia), llevando unas tijeras de corte en una mano y un retal en la otra, dando muestra de la importancia de este especializado profesional en la esfera social, pues no era habitual en esta etapa retratar a nadie a menos que tuviera esta relevancia social.
  • EL CONCEPTO DE CREACIÓN
    La conciencia de “creación” hará  sus primeras apariciones un poco más tarde, allá por el 1770,  con la modista de la reina María Antonieta de Austria, considerada en su época árbitro de la moda, quien hace enviar mensualmente a todos los palacios de Europa los nuevos diseños llevados en Versalles.
  • LA PRIMERA MÁQUINA DE COSER
    La invención de la máquina de coser de dos hilos por los americanos Walter Hunt y Elias Howe  en 1846  se convierte en piedra angular en el mundo de la indumentaria, acelerando la confección y abaratando las prendas.
  • EL PRIMER SALÓN DE COSTURA
    De nuevo un sastre, Charles Frederic Worth, abre en 1858, en París, el primer salón de Alta Costura, impulsado a la fama como el creador de moda femenina más importante en Francia, por la emperatriz Eugenia de Montijo.
    Sus elevados honorarios cribó una clientela de procedencia social aristócata, pero también cantantes y artistas a quienes Worth prefería con el objeto de lanzar la moda.
    Worth es un referente para todos los grandes nombres que posteriormente destacaron en el mundo de la moda y  la alta costura como Jacques Doucet, Paul Poiret,  Madeleine Vionnet y tantos otros.
PORQUÉ USAMOS LA PALABRA ALTA COSTURA

El fin que pretende el vestido de alta costura es embellecer y potenciar de forma armoniosa la naturaleza de la persona.
La labor del diseñador no debe de hacerse notar, si es la acertada.

El proceso creativo lo constituyen una suma de acciones que comparten en común una actitud de atención o consciencia permanente por parte del profesional.
Los aspectos principales que tomo en cuenta y trabajo habitualmente son los siguientes:

  • El contexto geográfico, social y personal apunta hacia un concepto de prenda determinado, dentro de su estilo.
    El diseñador de moda profesional, conocedor de las herramientas del diseño,  orquesta una combinación de ellas que da respuesta a la demanda concreta.
  • Del mismo modo, la complexión física de cada anatomía determinará qué aspectos potenciar sobre otros, de modo profesional y sutil.
  • Observación de la naturaleza física de la persona y toma de medidas precisa en consecuencia.
  • Desarrolo de un documento de planificación de trabajo como herramienta de guía, que contempla la interpretación de la toma de medidas para aplicarlas al patrón, bocetos del diseño,  bocetos de corte, detalle de acciones con su correspondiente asignación de tiempo destinado a la realización de cada operación y otras observaciones.
  • Trazado y construcción de un patrón a mano, en papel blando manejable, donde la rigurosidad del milímetro sí importa porque suma, y afinado del mismo.
    El resultado es armónico a golpe de vista y contiene la información precisa de corte y posterior confección.
  • Corte, confección y prueba de una prenda prototipo inicial que confirme el trazado del patrón.
  • El siguiente paso es el yesado y corte a tijera del tejido original de nuestro vestido de alta costura.
  • Las manos del artesano: La confección debe ser respetuosa con las características y dirección del tejido.
    La confección ha de ser precisa y natural.
    La calidad en la construcción de la prenda será el resultado del conocimiento que el diseñador tiene del tejido, su entramado e hilatura, y la relación del tejido con el modelo concreto que se realiza:
    La tensión óptima en los hilos de la maquinaria que cose en su caso, el grado de vapor y humedad del planchado o  anticipar qué tipo de acabados finales intervendrán para planificar un orden u otro en la confección, son solo algunos de los aspectos más importantes que redundan en el aspecto final del traje.

Finalizo este artículo con una reflexión:
El hecho de  llevar a cabo todos y cada uno de los pasos del proceso creativo, que acabo de enumerar, de un modo riguroso y profesional es garantía de un resultado excelente.
Sin embargo cuando es el propio diseñador que creó el modelo, quien desarrolla su patrón, corta, cose, prueba y finaliza el vestido de alta costura, entonces el traje cumple exactamente la función para la que fué creado, hacer que brille su dueña.
Este es mi lugar en la moda.

Giovanni Battista Moroni (circa 1525-1578), El sastre (‘Il Tagliapanni’), 1565-1570. Óleo sobre lienzo; 99,5×77 cm. National Gallery de Londres.
Giovanni Battista Moroni (circa 1525-1578), El sastre (‘Il Tagliapanni’), 1565-1570. Óleo sobre lienzo; 99,5×77 cm. National Gallery de Londres.